Mientras la guerra por el precio del crudo tiene consecuencias evidentes en los países que dependemos del hidrocarburo, el COVID-19 avanza por el territorio nacional siendo utilizado como argumento para que la industria del petróleo en cabeza de la administración de Ecopetrol, notifique a sus empresas aliadas la ruta para mitigar los impactos económicos que produce la crisis sanitaria afectando directamente a la clase trabajadora.


Para el Gobierno Nacional es costumbre en tiempos de crisis, descargar en las y los trabajadores los efectos inmediatos y de largo plazo que generan las disputas por el control del capital. Ya vivimos en el 2015 la famosa crisis del petróleo, y hoy ante el Coronavirus somos testigos del inicio de una cadena violenta contra la clase obrera y que terminarán en la eliminación de Derechos Laborales y la acomodación de las empresas para incrementar sus utilidades en un mediano plazo.


Ecopetrol en el 2019 entregó más de 13 Billones de pesos en utilidades al país, dinero con el que paga la costosa burocracia y administración de una de las empresas más rentables de la nación. Sin embargo, la respuesta del Gobierno Nacional a los trabajadores que somos los que producimos esa riqueza es suprimir garantías constitucionales y de vida.

El pasado 21 de marzo del 2020, Ecopetrol comunica a sus empresas aliadas y/o contratistas el ajuste a los contratos comerciales argumentando el precio del crudo y las posibilidades que tienen para tomar medidas frente a sus trabajadores/as, de acuerdo con el conveniente pronunciamiento del Ministerio del trabajo a través de la circular 21 del 2020.

Lo determinado por el Ministerio estipula que pueden optar por el trabajo en casa, "teletrabajo", jornada laboral flexible, vacaciones anuales, anticipadas y colectivas, permisos remunerados, y las terminaciones y suspensiones de contratos de trabajo, dando apertura a una nueva crisis laboral y social en nuestros territorios.

El Ministerio del Trabajo se declara mero intermediador en las relaciones obrero-patronales. No prohíbe las suspensiones ni las terminaciones de los contratos de trabajo, al contrario, les abre la puerta para su ejecución mediante trámite expedito en la Vicepresidencia de Relaciones Laborales sobre las solicitudes en el marco del artículo 51 numeral 3 del Código Sustantivo del Trabajo y Despidos Colectivos. (Resolución 0803 del 2020).

El Ministerio del Trabajo no emite disposición vinculante sobre las suspensiones de contrato de trabajo por Fuerza Mayor (Articulo 51 numeral 1 del C.S.T), lo que está conllevando a determinaciones unilaterales de las compañías a suspender con la complicidad del Gobierno Nacional.

Nuestra Constitución Política establece el principio de solidaridad en el artículo 95 numeral 2: “Obrar conforme al principio de solidaridad social, respondiendo con acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las personas”. Suspender y terminar contratos de trabajo no es una acción humanitaria, es un acto administrativo ventajoso y egoísta que busca proteger la economía de unos pocos a costa del interés obrero popular.

Por último, recordamos que la política económica de Ecopetrol S.A., es dirigida por el Gobierno Nacional en cabeza del Presidente de la República Iván Duque, en esa medida las decisiones de Ecopetrol son las decisiones del Gobierno Central, así lo debemos entender la Clase Obrera, Campesina y Popular.

Le corresponde a la Dirigencia Sindical y a sus equipos de trabajo hacer frente a las directrices gubernamentales que condenan al hambre y la miseria en tiempos difíciles, es por ello por lo que solicitamos al Gobierno Nacional, a Ecopetrol y a sus empresas contratistas:

1. El gobierno nacional debe decretar la prohibición de suspender y terminar contratos de trabajo cuando las empresas argumenten la crisis del petróleo o la crisis sanitaria provocada por el Covid- 19.


2. Que Ecopetrol S.A. ordene a sus empresas contratistas no suspender ni terminar contratos individuales de trabajo por crisis sanitaria o precio del crudo.


3. Que las empresas contratistas de Ecopetrol se abstengan de suspender ni terminar contratos individuales de trabajo por crisis sanitaria o precio del crudo.

4. Mientras estén funcionando las empresas, se debe Permitir y garantizar la representación sindical adecuada, exigimos garantías reales para el ejercicio de la actividad sindical en los campos con el fin de proteger los intereses de nuestros afilados.


SECRETARÍA NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS - USO.


UNIÓN SINDICAL OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL PETRÓLEO.

Pin It